el fan coil individual


fan coil
Como su nombre lo indica, fan (ventilador) y coil (serpentín), el fan-coil no es más que un gabinete con un serpentín por el cual circula el agua fría o caliente proveniente de una unidad de enfriamiento o una caldera y ventiladores centrífugos que provocan la circulación del aire del local, constituyendo las unidades terminales en los mismos.
Cada unidad terminal fan-coil está constituida por un gabinete que contiene la toma de aire exterior y de retorno, filtro, serpentín y ventiladores centrífugos de doble entrada montados sobre un eje común a un motor eléctrico, que distribuye el aire al ambiente por medio de una reja frontal u horizontal. Cuenta con un pleno de mezcla en la parte inferior para regular las proporciones de aire de retorno del local y aire nuevo de ventilación y de esa manera, el aire circula y atraviesa sobre el serpentín o batería que puede ser de 2 a 4 hileras por la cual fluye el agua fría o caliente.
Los sistemas que emplean este tipo de equipos son de instalación muy simple y tienen la posibilidad de regulación manual o automática de temperatura en cada ambiente, ajustando la capacidad del ventilador, los que cuentan con tres velocidades y eventualmente el control del caudal de agua suministrado, adecuando de esa manera su capacidad a las cargas parciales.
 En la mayoría de las aplicaciones residenciales no todas las habitaciones son utilizadas al mismo tiempo o con la misma intensidad de carga. Con la instalación de fan-coil en cada ambiente, se puede lograr el control individual de temperatura lo que permite obtener una instalación altamente eficiente, al enfriarse los locales que realmente se utilizan, puesto que cuando no se requiere refrigeración, deteniendo el ventilador, se reduce la transferencia de calor del aire al mínimo.
La gran ventaja de los sistemas de climatización con fancoils está en su gran flexibilidad de funcionamiento, porque es posible parar las unidades de acuerdo con las necesidades.
Sin embargo este sistema tiene una serie de inconvenientes que limitan su uso; prescindiendo de consideraciones de tipo económico tenemos los siguientes:

Distribución de aire mala, que muchas veces da lugar a problemas de corrientes molestas.
- Necesidad de crear una red de distribución de aire de renovación (En este caso una UTA pre-trata el aire primario antes de distribuirlo a los fancoils)
- Imposibilidad de controlar el grado de humedad con el aparato terminal.
- Mantenimiento importante debido al gran número de ventiladores y motores eléctricos en la instalación.
- Nivel sonoro bastante elevado.
- Incierto control de la tª, sobre todo si los termostatos son del tipo todo-nada.
- Espacio ocupado en planta y consideraciones eléctricas.

El sistema de control puede hacerse por medio de un termostato todo-nada que actúa sobre el motor eléctrico del ventilador. Si se desea que el mismo dispositivo controle el funcionamiento del equipo en invierno y en verano, el termostato debe incorporar un dispositivo de inversión de actuación frío-calor.
Este sistema se emplea con frecuencia en edificios destinados a oficinas


www.aireacondicionadoyclima.com

4.22/5 – 1213 opiniones