la humedad en el aire


higrometro,
El aire no está totalmente seco. El agua de la superficie de la Tierra (un 65% de la cual es agua) y la lluvia mantienen un cierto contenido de agua en la atmósfera, en todo momento y en todas partes (incluso en el desierto). El agua que con tiene la atmósfera es lo que se llama humedad.
El cuerpo humano, en su proceso metabólico, debe eliminar calor producido por las reacciones en curso en el organismo. El sudor, entre otras funciones, cumple la de eliminación de este calor producido en el organismo. Para ello el sudor, al evaporarse, toma calor del cuerpo humano, realizándose con ello el enfriamiento del mismo. No obstante, una persona situada en un ambiente húmedo tendrá dificultades para evaporar el sudor que produce, obteniendo esta sensación de «calor pegajoso» característica de una serie de ciudades españolas situadas en las costas. La persona situada en un ambiente seco, por el contrario, verá que evapora el sudor con extraordinaria facilidad, y aún esta misma facilidad puede producir, en casos extremos, una serie de molestias a personas particularmente sensibles a la sequedad, ya que la evaporación no sólo afecta al sudor, sino a la saliva, al líquido que impregna las mucosas nasales, etc.
El contenido de agua en el aire (su humedad) se mide por su peso, expresado en gramos. El aire sólo es capaz de retener una muy pequeña cantidad de vapor de agua. Por ejemplo, una atmósfera que esté húmeda al 100% a 21 ºC, tiene una presión de vapor de 760 mm Hg y puede aceptar hasta 15,8 gramos de humedad por kg de aire. Se utilizan varios métodos para calcular el porcentaje de humedad contenida en el aire, siendo el de la humedad relativa el más práctico y el que más se utiliza para medidas de campo. Se basa en la comparación entre el vapor de agua, en peso, contenido en 1 kg de aire y el vapor de agua que esa misma cantidad de aire podría llegar a almacenar si estuviese saturada al 100%.