la electroválvula


En los equipos frigoríficos, hay ocasiones en que es necesario que alguna parte del circuito quede aislado, es decir que una válvula corte temporalmente el paso de refrigerante a través de una tubería. Para este fin se utilizan válvulas automáticas del tipo electromagnéticas, las cuales no disponen de un electroimán capaz de realizar la fuerza necesaria para abrir el obturador, sino que aprovechan la presión del gas refrigerante para la apertura y el cierre.
Para conocer el funcionamiento, observamos la figura 9: Una corona alrededor de la membrana es presionada hacia arriba por la parte de alta presión, y la otra parte de la membrana también es presionada hacia arriba por la baja presión, la válvula permanece cerrada ya que la zona superior de la membrana está ocupada por gas a alta presión que le entra por el orificio superior de la izquierda y está asistida por la fuerza de un muelle.
Cuando la electro-válvula recibe corriente, arrastra el obturador comunicando la cámara superior de la membrana con baja presión, de esta manera se levanta la membrana dejando pasar fluido. Si la electro-válvula se vuelve a quedar sin corriente vuelve a darse el efecto anterior.
Suelen permanecer normalmente cerrados (NC) por su propio peso o por la acción de un muelle y su apertura se produce por la orden de un termostato o presostato. Se colocan en la línea de líquido (antes de la válvula de expansión) para impedir la entrada de líquido al evaporador cuando la instalación está parada y para regular la carga del evaporador, cuando éste está dividido en varias secciones.